.Discurso de Evo Morales en Leganés

Estos hechos ocurrieron en marzo de 1493, hace ahora exactamente 516 años y 5 meses, los mismos que han
debido transcurrir para que un descendiente de aquellos seres infelices repita el mismo viaje a modo de
desagravio, ya no en calidad de cautivo sin voz, sino como presidente lenguaraz de una república que, por fin,
ha roto los últimos vínculos con el colonialismo. Evo Morales, un indígena boliviano de origen aymara, ha
devuelto el golpe a la madrastra patria en representación de todos sus hermanos que sufrieron y siguen
sufriendo las últimas consecuencias de aquella empresa. Es de señalar que lo ha hecho sin rencor, con los
brazos tendidos, pero enumerando sus verdades alto y fuerte ante cinco mil latinoamericanos de casi todas las
repúblicas y un buen puñado de españoles entusiastas. El lugar escogido para el discurso posee un claro
simbolismo: Leganés no es la corte de aristócratas que da cobijo a la rancia monarquía aún reinante en el
país, sino una populosa ciudad obrera de 200.000 vecinos situada en el cinturón industrial de Madrid. El
domingo pasado, 13 de septiembre, el ayuntamiento de Leganés puso a la disposición del dignatario aymara
su moderna plaza de toros -la Cubierta- para que en ella hablara a su antojo. Y vaya si lo hizo, con tono
siempre respetuoso pero firme.

Ya desde las cinco de la tarde las gradas de la Cubierta empezaron a llenarse. Había banderas de todos los
colores, hoces y martillos, pancartas reivindicativas, saludos al compañero Evo y homenajes a la revolución
indígena, comunitaria, intercultural y plurinacional boliviana. Para caldear el ambiente, hubo un vistoso
espectáculo de danzas folclóricas andinas, de Perú, Ecuador y Bolivia, que concluyeron con una felicísima
diablada. Y, por fin, llegó al escenario Evo Morales. Sonó el himno nacional de Bolivia, que escuchó con el
puño izquierdo en alto y la mano derecha sobre el corazón. Más tarde, Rafael Gómez Montoya, alcalde de
Leganés; la escritora Rosa Regàs; Federico Mayor Zaragoza, antiguo director de la UNESCO, y Carmen
Almendras, embajadora de Bolivia en España, dieron por turnos la bienvenida al primer jefe de Estado de
América sin sangre blanca en las venas. Y cuando Evo Morales se adelantó al micrófono para pronunciar su
discurso, el ambiente era ya tan festivo que, a partir de entonces y hasta que lo concluyó, no cesaron las
ovaciones y los aplausos. El público bebía literalmente sus palabras, pues ya iba siendo hora de que en esta
Europa sin ideas -tan correcta y domesticada que ninguno de sus dirigentes se atreve a alterar la prédica
aprendida durante siglos de falsa superioridad moral- un indígena de la antigua colonia, hoy investido de
responsabilidades estatales, llamara a las cosas por su nombre y dijese lo que todos ellos saben (pero nunca
dicen) del colonialismo, la explotación, el saqueo, el racismo, el capitalismo, el imperialismo y la destrucción
medioambiental.

Evo Morales demostró ser un cálido orador, exuberante de carisma. Su exótico español es un bálsamo popular
y un revulsivo para puristas. Se hace querer, y cuánto. Habló y habló sin leer una sola cuartilla, por sus labios
fluía libre la savia de Cuauhtémoc, Atahualpa, Tupac Amaru, Camilo Torres y el Che, que las raíces de su
pueblo han recibido de la pachamama como alimento espiritual y, cuando dio las gracias finales a un público
extático, las gradas fueron delirio y la plaza de toros de Leganés un trozo imprevisto de Bolivia. El antiguo
sindicalista cocalero, educado en la escuela de la pobreza, había hecho diana en pleno corazón de la antigua
metrópoli... sin espada ni cruz y sin derramar una sola gota de sangre, únicamente con el arma de la palabra.
Vino, vio y venció.

El resto de su visita, lunes y martes, los ha dedicado a asuntos protocolarios, convenios económicos y
diplomacia, quizá ineludibles en el mundo de la política oficial, pero de fácil archivo en el cajón de lo cotidiano.
En cambio la noche mágica de Leganés sí que fue inolvidable y merece entrar con todos los honores en el
panteón de la Historia, pues cerró una vieja herida que España había infligido cinco siglos atrás en la dignidad
de las mujeres y los hombres de América, cuando en un viaje desde Palos a Barcelona humilló a seis indios
cautivos y les negó el derecho a decir lo que pensaban de un atropello tan injusto.

Que lo sepa el neocolonialismo español y sus multinacionales: aquellos indios mudos hoy ya tienen una voz
redentora, la voz del Discurso de Leganés.

*****

Palabras de Evo Morales Ayma, Presidente constitucional del Estado Plurinacional de Bolivia, en
Leganés (Madrid) el 13 de septiembre de 2009

Honorable alcalde, Rafael Gómez, de la ciudad de Leganés, autoridades de la alcaldía, autoridades de
gobierno de España, querida embajadora de Bolivia en España, saludar a todos los hermanos bolivianos.
Muchas gracias por la presencia y por recibirme en esta tierra de Leganés, de España. Sorprendido por la
presencia de miles y miles de bolivianos, de ecuatorianos, de uruguayos, de venezolanos, de colombianos, de
hermanos peruanos, de hermanos cubanos, tanta familia latinoamericana reunida esta noche. Decirles
muchas gracias por su gran movilización, esta gran integración en Europa de todos los latinoamericanos. Pero
también expresar nuestro respeto al pueblo español. Muchísimas gracias por su presencia y haber organizado
este gran encuentro de pueblos del mundo.

Al escuchar la intervención de una hermana y otro hermano de España, sorprendidos de su seguimiento a sus
procesos de liberación en Bolivia y en Latinoamérica, sorprendido por el seguimiento a transformaciones
profundas en lo social y en lo económico y en lo político. Con seguridad muchos de ustedes que están acá
presentes saben cómo nos hemos organizado primero sindicalmente, socialmente, comunalmente para
cambiar Bolivia y, por supuesto, para cambiar Latinoamérica. Si hablamos de cambio, uno de los cambios era
justamente la liberación de los pueblos en Latinoamérica.

En Bolivia, junto a la Central Obrera Boliviana, los distintos movimientos sociales, una lucha permanente contra
modelos económicos que hacían tanto daño a los bolivianos. Si recordamos la situación de las políticas
implementadas durante la república, antes de la república, los pueblos indígenas originarias, quechuas,
aymaras, guaraníes, una lucha permanente contra el saqueo de nuestros recursos naturales, una lucha
permanente por la igualdad entre indígenas y mestizos y criollos en aquellos tiempos, por una nueva forma de
vida, de igualdad en la dignidad, pero también una lucha permanente por el respeto a nuestros derechos, el
derecho sobre todo de los pueblos indígenas, el sector más vilipendiado de la historia boliviana y la historia de
Latinoamérica. Una dura resistencia, una rebelión a un Estado colonial, una rebelión de los pueblos contra el
saqueo de nuestros recursos naturales, una rebelión permanente contra las formas de sometimiento. Y esas
luchas, quiero decirles, hermanas y hermanos de Bolivia, no han sido en vano, de una lucha sindical, de una
lucha social, de una lucha comunal pasamos a una lucha electoral.

Yo me acuerdo perfectamente cuando llegué al Chapare el año 1980, cuando habían negociaciones con
gobiernos y cuando los dirigentes sindicales, ex dirigentes sindicales llevaban planteamientos de cambios
estructurales, la respuesta de los gobiernos neoliberales era que los campesinos, los indígenas no teníamos
derecho a hacer política y nuestras propuestas de cambio en el temario o la agenda de las negociaciones eran
cuestionadas, que eran de carácter político, y yo me acuerdo que se nos decía, yo era el delegado de base, y
les decían, ustedes son propuestas políticas y eso no se atiende, la política del movimiento campesino
indígena en la zona del trópico de Cochabamba nos decían que es hacha y machete, es decir, el trabajo, y no
teníamos derecho a hacer política. Y en el altiplano era pala y pico, pala para trabajar o picota también para
trabajar. Y poco a poco ese movimiento social va rompiendo el miedo a la política. Unos pocos tenían derecho
a hacer política y las mayorías, obreros y originarios, no teníamos derecho a hacer política, y cuando algún
obrero, minero, en las décadas de sesenta, setenta, ochenta hacían política eran acusados de comunistas,
saludamos al Partido Comunista de España, al Partido Socialista, saludamos a los humanistas presentes,
muchas gracias por haberme enseñado a defender la vida, hemos tenido tantos encuentros, pero quiero que
sepan, hermanas y hermanos de Latinoamérica, de Europa, movimientos sociales de este continente, nuestros
dirigentes sindicales, en estas décadas sesenta, setenta eran acusados de comunistas y perseguidos, los
golpes de Estado, golpes militares, para acabar con los dirigentes sindicales del sector minero. Por tanto, la
doctrina del imperialismo norteamericano era acusarlos de comunistas y, con ese motivo, mineros, masacres
en centros mineros y cuántos dirigentes hermanos mineros escaparon exiliados a veces a Europa. Quiero
expresar mi profundo respeto y admiración por acoger a muchos de los hermanos mineros, campesinos que
escaparon hacia Europa para poder sobrevivir. Seguramente son los gobiernos humanistas, comunistas,
socialistas han acogido acá como asilados políticos.

Viene después la otra doctrina, que ya era de lucha contra el narcotráfico. Me acuerdo perfectamente en la
década ochenta, noventa que los dirigentes sindicales eran narcotraficantes, otra persecución por el imperio, y
a partir del 11 de septiembre del 2001 los dirigentes sindicales acusados de terroristas. Seguramente deben
recordar algunos hermanos que unos decían que Evo Morales era Bin Laden andino, que los cocaleros los
talibanes, y con ese pretexto, con otra doctrina política de coca cero, cómo expulsar al movimiento campesino
de la zona productora de coca, y decir, quiero que se me entienda, que hemos soportado permanentes
intervenciones, a veces hasta de carácter militar para atacar esa rebelión de nuestros pueblos en
Latinoamérica. Esas luchas, sean de obreros o indígenas, esas luchas de mestizos, esas luchas de
intelectuales como Marcelo Quiroga Santa Cruz, esas luchas de padres revolucionarios como Luis Espinal, un
español que dio su vida por los pobres de Bolivia y, como Luis Espinal, esa lucha de militares patriotas como
Germán Busch, como teniente coronel Gualberto Villarroel, yo quiero decirles, hermanas y hermanos, no han
sido en vano. Una lucha, por supuesto, pacífica, democrática, para llegar al gobierno, al Palacio Quemado,
desde ahí cambiar políticas económicas, políticas sociales. Algún resultado quiero que escuchen, hermanas y
hermanos bolivianos: desde el año 1940 Bolivia nunca tenía superávit fiscal, hasta el 2005, antes de que sea
presidente. Después de que en 2006 nacionalizamos, recuperamos los hidrocarburos, en Bolivia el primer año
de nuestro gobierno, 2006 con superávit fiscal. Ya se acabó este Estado mendigo que se prestaba plata hasta
para pagar aguinaldos en Bolivia. El año 2005 las reservas internacionales de Bolivia eran de mil setecientos
millones de dólares. Anteayer hemos estado en el Banco Central de Bolivia firmando un préstamo interno y el
presidente del Banco Central de Bolivia me informa que ahora tenemos ocho mil quinientos millones de
reservas internacionales. De mil setecientos a ocho mil quinientos millones de dólares de reservas
internacionales. Imagínense, hermanas y hermanos, durante los veinte años de gobierno neoliberal, cuánta
plata se ha ido, y dónde se ha ido, seguramente a economistas, expertos en temas finanzas en Europa y
España y Latinoamérica. Yo quisiera que me ayuden investigando el saqueo de nuestros recursos naturales.
Cuánta plata ha perdido Bolivia o Latinoamérica, en los últimos años cuánta plata hemos perdido, al margen
de tantos beneficios sociales, no serán muchos pero un alivio para muchas familias bolivianas. Ahí están
reservas y ahí está el superávit.

Desde el año pasado ya nos comunicaron que había una crisis económica del capitalismo, una crisis
financiera. Nos han metido miedo, nos han traído el miedo a ver cómo enfrentarlas. Yo pensé de verdad,
hermanas y hermanas, que iba a afectar demasiado esta crisis financiera. Pensé que no iba a haber superávit
comercial. Quiero decirles, hermanas y hermanos bolivianos, al 30 de julio de este año la balanza comercial
positivo con trescientos millones de dólares. Nunca había una balanza comercial positivo para Bolivia. Y por
eso, hermanas y hermanos, estoy convencido que los cambios estructurales en democracia y cuando hay
algún sector que se opone, es mejor someterlos ante el pueblo boliviano, el referéndum. Ahora, los bolivianos,
bolivianas no solamente tienen derecho a elegir a sus autoridades nacionales o autoridades departamentales,
como también autoridades municipales. Ahora el pueblo boliviano tiene derecho a decidir mediante cualquier
referéndum políticas económicas para el pueblo boliviano. Son los referéndums que antes nunca había. Pero
también, gracias a la nueva Constitución política del Estado boliviano, los bolivianos, bolivianas no sólo tienen
derecho a elegir a sus autoridades nacionales, departamentales o municipales o a los parlamentarios. Ahora
con el voto del mismo pueblo tienen derecho a revocar si hay algún presidente, vicepresidente, algún
parlamentario, algún prefecto o algún alcalde hace mal por su tierra, tienen derecho a revocar con su voto.
Ésa es la profunda democracia que no solamente es representativa, es participativa de donde toma decisiones
con su voto la conciencia del pueblo boliviano. Pero también quiero decirles, hermanas y hermanos, las
normas, los procedimientos para administrar un Estado es posible cambiar en Bolivia. Por primera vez en
ciento ochenta y tres años de vida republicana el pueblo boliviano aprueba una nueva Constitución, que antes
nunca ha habido eso, sólo la clase política, los partidos o finalmente el partido que tenía representación
parlamentaria tenían derecho a hacer reformas de la Constitución. Ahora, el pueblo con su voto aprueba una
nueva Constitución del Estado boliviano. Es decir, cambiamos hasta constituciones.

Yo quiero decirles, hermanas y hermanos, tenemos una gran debilidad, que es el cambio de la mentalidad de
los funcionarios públicos. Todavía algunos no entienden qué es ser funcionario público. Yo decía, no necesito
simples funcionarios públicos, yo necesito revolucionarios al servicio del pueblo boliviano y encontrar personas
que estén al servicio del pueblo cuesta todavía. Hay una mentalidad, una mentalidad yo diría colonial, una, una
herencia del padrinazgo, del patrón, del saqueador, del explotador, que esa mentalidad no fácilmente se
puede cambiar, es una de las debilidades que tiene todavía Bolivia. Sin embargo, pese a estas debilidades
empezamos a cambiar, no es suficiente, con seguridad seguirá siendo importante la participación de los
movimientos sociales en estas transformaciones profundas. Hace momento nuestro canciller de España me
decía, en Bolivia hay mucha movilización, es elección y elección, es campaña por los referéndums, a veces
revocatorio, a veces para aprobar la nueva Constitución. Yo le respondía que antes era golpes y golpes
militares, ahora son elecciones y elecciones. Me quedo muy contento, aunque hayan cada año elecciones,
referéndums, pero no golpes de Estado.

Pero también quiero decirles, en nuestra nueva Constitución política del Estado boliviano, aprobado por el
pueblo boliviano, no se permitirá, no se permite ninguna base militar extranjera, menos de Estados Unidos. Y
quiero que me entiendan los hermanos de Europa, de España. En Latinoamérica, donde hay una base militar
de Estados Unidos hay golpes militares, no se garantiza la paz, no se garantiza la democracia, y hablo con
mucha propiedad, porque he sido víctima permanente en la década de noventa, parte de ochenta, parte de la
década del dos mil sobre la presencia de uniformados armados extranjeros, especialmente de Estados Unidos.
Felizmente, gracias a la conciencia del pueblo boliviano ha terminado. He de pedir a los movimientos sociales
de Europa y del mundo: ayúdennos a acabar con las bases militares en Latinoamérica. Todo por la vida, todo
por la democracia y todo por una paz y justicia social.

Muchas gracias, hermanas y hermanos, creo que más me quieren en España que en Bolivia, muchas gracias.
Estoy seguro, hermanas y hermanos, el proceso de liberación, proceso de transformaciones profundas no
solamente en Bolivia, sino en Latinoamérica, es camino sin retorno. Los procesos de transformaciones en
democracia es imparable en Bolivia. ¿Por qué digo esto? Ustedes, como hermanos que viven acá, deben estar
informados, varias veces grupos de neoliberales de la derecha fascista, racista, intentaron sacarme del
gobierno y me acuerdo perfectamente. El primer año de mi gobierno qué dijeron, dijeron, pobre indiecito,
estará unos tres, cuatro, cinco, seis meses, no va a poder gobernar y después se va a ir, lo van a sacar. Era
en 2006. Llega el 2007, ¿qué dijeron estos grupos? Creo que este indio se va a quedar por mucho tiempo,
hay que hacer algo. 2008. 2008 hicieron algo. ¿Y qué era ese algo? Primero intentar de sacarme con el voto
del pueblo boliviano, el revocatorio. Yo acepté, vamos al revocatorio. Ustedes saben que ganamos las
elecciones con 54 %. En este revocatorio el pueblo boliviano nos ha ratificado con 67 %. Cuando fracasaron,
cuando fracasaron con el revocatorio o hacerme revocar con la conciencia del pueblo, el año pasado
intentaron un golpe de Estado civil, no militar. Y ahí quiero saludar a los países de Europa, defensores de la
democracia, a UNASUR, a las Naciones Unidas de defender la democracia, con su golpe de estado civil
prefectoral fracasaron. Y ahí viene el gran triunfo del pueblo boliviano en lo político y en lo constitucional. Y
este año, gracias a la fuerza y a la conciencia del pueblo ha aprobamos la nueva constitución. Ahora tenemos
la obligación de aplicar y de implementar esta nueva Constitución política del Estado boliviano, que de verdad
algunos países de Europa me dicen que en lo social, en los derechos sociales nuestra Constitución es más
avanzada hasta en algún país de Europa.

Y ¿de qué derechos hablamos? No solamente estamos hablando de los derechos individuales, no solamente
hablamos de los derechos políticos, se respetan los derechos colectivos como también privados en esta nueva
Constitución Política del Estado boliviano. Por ejemplo, todos los servicios básicos es un derecho humano, si
es un derecho humano no puede ser de negocio privado, sino de servicio público.

Hermanas y hermanos, puedo comentar bastante de esta nueva Constitución del Estado boliviano, pero
también estoy seguro y todavía algunas demandas no hemos podido resolver, especialmente del servicio
exterior. Yo encontré el Estado boliviano, ahora conocido mundialmente como Estado plurinacional, en este
Estado plurinacional está la diversidad de los seres humanos que habitan en esa tierra de patria como es
Bolivia. Encontré, por ejemplo, apenas a dos en España, en Madrid y Barcelona. Ahora creamos otro
consulado en Murcia, sé que no es suficiente, estamos conversando cómo ampliar los consulados por lo
hemos en seis, en cuatro o cinco ciudades de España incluido en las Islas Canarias, Tenerife o finalmente
Mallorca, Menorca, que a veces pude visitar, hermanas y hermanos, para atender el problema que tenemos, el
tema de las migraciones y la documentación correspondiente. Pero también quiero decirles, hermanas y
hermanos, seguramente desde la embajada en España, donde todos los consulados van informando gracias a
la comprensión del gobierno español, la atención y algunos temas importantes. El tema, por ejemplo, de las
licencias para conducir están muy avanzadas, inclusive un convenio de voto recíproco, es decir, los residentes
bolivianos en España podrán tener derecho a votar en la elección de las alcaldías. Esperamos concretar eso
en esta visita, ese voto en España.

Un tema que ha sido una permanente preocupación, el voto en el exterior. Quiero que sepan, hermanas y
hermanos, desde el palacio mandamos un proyecto de ley el 2006 al Congreso Nacional. Felizmente la
Cámara de diputados aprobaron el voto en el exterior sin ninguna limitación. Pero desde el 2006 hasta el 2009
no se ha aprobado en el Senado y ustedes saben por demás por qué no la han aprobado en el senado, si los
senadores neoliberales tienen mucho miedo a los hermanos que abandonaron Bolivia en busca de mejores
condiciones de vida. Por fin tanta presión en Bolivia, Argentina, sé que aquí se movilizaron para presionar al
Congreso nacional, la aprobación de una ley que permitan el voto exterior, se ha aprobado por primera vez y
no tanto como quisiera yo. Se aprobaron que un cierto límite, pero será limpio eso, hermanas y hermanos, el
momento que haya congresistas que compartan sentimientos de muchos hermanos que viven en el exterior,
ahí lo dedicaremos para que el voto del extranjero no sea limitado. Yo no estoy de acuerdo con limitar, eso es
una forma de atentar contra los derechos humanos, el derecho de los ciudadanos bolivianos que viven en el
exterior. Pero empezaremos este año, este año con el voto exterior, aunque limitado.

Hermanas y hermanos, hace un momento escuchaba sobre el tema de la migración. Yo quiero decirles a los
países de Europa y del mundo, especialmente de Europa, a los gobiernos que será también un debate, cómo
antes europeos, españoles llegaban a Bolivia y nuestros abuelos nunca dijeron que eran ilegales. Ahora que
los latinoamericanos vienen a Europa no pueden ser declarados ilegales, porque todos, todos tenemos
derecho a habitar en cualquier parte del mundo, todos tenemos derecho a habitar en cualquier parte del
mundo, respetando las normas de cada país, pero declararnos ilegales es un gran error, eso es mi diferencia
de las Naciones Unidas. Felizmente van sumándose muchos países a nuestras propuestas, esperamos pronto
desde las Naciones Unidas planteen normas que permitan que esos llamados inmigrantes reconocidos como
personas legales, repito, respetando las normas de cada país, ser inversionistas o personas que vienen a
buscar mejores condiciones de vida, tengan por seguro, hermanas y hermanos, será otra batalla, otra batalla
para que nuestras hermanas y hermanos, sean europeos en Bolivia, Latinoamérica o otros latinoamericanos
en Europa. Tienen que ser declarados como personas legales que con su esfuerzo viven trabajando, viven
para mejorar su situación económica y social.

Hay otro tema central, hermanas y hermanos, el tema del medio ambiente. Seguramente están muchos
paceños acá. Imagínense el Chacaltaya, nuestro Chacaltaya ya no hay nevada. En Potosí, Chorolque ya no
tiene nevada, seguro que están algunos potosinos. Esas montañas del altiplano boliviano, del altiplano
paceño, día que pasa van perdiendo su poncho blanco. Nos preguntamos quién es el responsable. Los
modelos de desarrollo capitalista, la exagerada e ilimitada industrialización de algunos países del Occidente.
Sin embargo, este problema afecta a la humanidad. Por eso quiero decirles, yo llegué a la conclusión, a la
siguiente conclusión: en este momento, en este nuevo milenio, es más importante defender el derecho de la
madre tierra que el derecho del ser humano. Si no defendemos el derecho de la madre tierra de nada servirá
sólo defender el derecho humano. A los hermanos humanistas, a tantos movimientos sociales, agrupaciones,
intelectuales, personalidades que se dedican a defender el medio ambiente, por tanto la madre tierra, quiero
decirles, unámonos, juntémonos, ayúdennos a los presidentes, a los gobiernos que defienden el derecho de la
madre tierra y todos defendamos el medio ambiente, por tanto, el derecho a la tierra, el defender el planeta
tierra para salvar a la humanidad. Si no nos juntamos, si no nos orientamos, si no trabajamos juntos, de acá a
veinte, treinta, cincuenta años, ¿cuál será la situación de cualquier ser humano? Quiero decir, sea de un
indígena, obrero o un empresario, un transnacional, no está seguro su vida. La única forma de garantizar,
garantizar la vida de los seres humanos que habitamos en este planeta tierra es defendiendo la madre tierra.

Es oportuno asumir una enorme responsabilidad y todos tenemos esa noble sagrada tarea de defender el
medio ambiente. Hago una convocatoria a los países llamados industrializados, que empiecen a pensar
seriamente de cancelar una deuda climática, una deuda histórica por haber hecho mucho daño por el medio
ambiente. Siento que en este milenio debemos asumir esa responsabilidad para defender a la humanidad.

Hermanas y hermanos, yo sé que ustedes vienen de muchos sectores, vías. Saludo a hermanos que vienen de
distintas ciudades a vernos, a saludarnos, a aplaudirnos juntos todos, a los hermanos que vienen de las islas,
a compañeros latinoamericanos que vienen a compartir este momento y a los organizadores, agradecer al
alcalde de Leganés por permitirnos concentrarnos. Por mi parte, quiero decirles, hermanos, hermanas,
muchísimas gracias a todos. Hasta pronto, seguiremos trabajando por la igualdad, por la dignidad y el bien de
los bolivianos y de todos los latinoamericanos, por su liberación que se gesta desde Sudamérica. Muchísimas
gracias.
Evo Morales